La lencería  se ve influenciada por las idas y venidas de la moda, y eso incluye a la ropa interior masculina. El calzoncillo ha evolucionado en las últimas décadas, pudiéndose hallar hoy en el mercado, en la más grande variedad de formas, tamaños y materiales. De esta manera, la lencería ya no es un asunto exclusivo de las mujeres, sino que los hombres apuestan a estar sensuales para sus parejas y para ellos mismos.

Dentro de lo básico, existen tres tipos de ropa interior: los slips, los bóxers ajustados y los bóxers sueltos.

Los slips son los favoritos de casi todos los hombres, pero es necesario elegirlos bien para que resulten sensuales y no se vuelvan aburridos.  A pesar de que son prácticos y cómodos,  no son muy elegidos por las parejas para momentos especiales, al menos en su versión tradicional.

Las telas de los bóxers han evolucionado con el paso de los años para darle beneficios al usuario tanto desde el punto de vista de la comodidad como desde el punto de vista de la respiración de la tela.

Entre las variedades de bóxers, los ajustados son los favoritos para hombres y mujeres por resaltar las bondades del cuerpo y aportar sensualidad.  Sin embargo, los sueltos siguen siendo los más elegidos para algunas personas mayores, o para los jóvenes que busquen comodidad y soltura.

Es importante que el hombre tenga en cuenta que si su área genital es sensible, tanto los bóxers ajustados como los slips de estas mismas características pueden representar un problema, al dificultar la correcta circulación de la sangre. Una buena opción, en caso de que no quieran renunciar a este estilo, es optar por la ropa interior realizada  en microfibra.

Querer resaltar los atributos no es solamente un tema de mujeres. Así como existe e hizo una revolución cuando apareció, el “push up” para elevar los senos, también existe la ropa interior que resalta los atributos sexuales masculinos, y que puede resultar una de las prendas favoritas, para los que se animen.  Se trata de un modelo de bóxer que realza los genitales. Habitualmente era usado por bailarines o streepers, pero cada vez es más comprado a nivel popular.

Finalmente, para los más osados,  algunas tiendas de lencería y sex shops ofrecen ropa interior comestible, de diversos gustos, ideales para “jugar” en pareja y utilizar todos los sentidos en el acto. Hay de chocolate, frutilla y vainilla, pero también de gustos extravagantes como piña colada o champagne.

Dentro de la variedad que hay hoy en estos productos, pueden hallarse también calzoncillos diminutos realizados en materiales poco comunes, utilizados por los hombres para “momentos especiales” con sus parejas.

Se desprende de esto, que el erotismo en la ropa interior ya no queda solamente en manos de la mujer, sino que es el hombre el que también juega con estos elementos. Comprar la lencería masculina en pareja puede subir los decibeles sexuales, pero para los más tímidos muchas empresas ofrecen las entregas a domicilio.

 

Sybarite
Leave a reply

Leave a Reply