Qué fácil es lavarse las manos y dejar que el trabajo lo hagan otros. También es cómodo evitarse “la molestia” de tomarse el tiempo para escuchar nuevas propuestas y de una sola vez cerrarle la puerta en la cara a los artistas que aún no han logrado ser comerciales. Ojo, digo NO HAN LOGRADO SER COMERCIALES por que eso de “artista nuevo” es un tema muy discutible, ya que la mayoría de estos batalladores llevan años en la música, el tema es que a los medios no les da la gana de apoyarlos.
He visto cosas absurdas en esta actividad, gente descarada, corrupta, egoísta, inescrupulosa, condicional, y acá puedo seguir con un sin número de adjetivos. Todos estos son personas dobles, que te dan la mano y por la espalda te clavan el cuchillo. Es decir NO SON FRENTEROS. No se si es mejor ser un cobarde puñalero o un descarado y salir a festejar que su programación es “SOLO ÉXITOS”. ¡Qué cosa tan absurda! Que falta de compromiso con la industria musical y con el talento de nuestro país. Que falta de solidaridad y, lo que es aún peor, sacan el pecho haciendo alarde de este tipo de programación.
¿Será que estos personajes no se acuerdan que alguien, en algún momento, les tendió la mano? ¿Será que ellos creen que están por encima del bien o del mal? Sería bonito que todos los seguidores de los artistas NO COMERCIALES exigieran a estos medios la programación de la música de su artista y, de no ser complacidos, no les dieran más sintonía. Recuerden que el poder en los medios no lo tiene el programador, ni el dueño, ni el locutor o presentador, el verdadero poder lo tienen todos ustedes, ya que sin su sintonía los medios están destinados a morir.
Ahora, hay muchos otros que sacan la cobarde excusa de decirles a los artistas: “si no estás sonando en TAL emisora, no te podemos poner acá” o, “cuando estés sonando en DICHA emisora, entonces te comenzamos a programar acá”. ¡Que miserables! ¿Será que no tienen los cojones para decidir su programación?
En conclusión lo único que les importa es cubrirse la espalda, optar por lo “seguro”, aunque de eso no hay nada, y llenarse los bolsillos con pauta dejando casi que destinado al anonimato a tantos talentosos artistas que tienen un producto digno de darse a conocer.

Muchas veces lo he dicho y lo repito, prefiero una parranda con un Orlando Acosta o un Carlos Mario Zabaleta, que con muchos de los que están pegados (por no decir nombres), por la simple razón de que son supremamente talentosos EN VIVO. Hay que luchar por lograr democratizar la música. Esto no es de pergaminos sino de talento. Pero ojo, no solo los medios son culpables.
Sigamos profundizando en el tema; no saben cuántas veces me han pedido cotización para eventos privados y el primer requisito es “que estén pegados y que los conozca la gente”. Vuelve y aplica la ridiculez, ignorancia y lo cuadriculado de la mente musical de la persona común y corriente. Señoras y Señores, que la gente los conozca y estén pegados NO QUIERE DECIR QUE EN TARIMA SEAN BUENOS. En estudio todos podemos ser Plácido Domingo gracias a la tecnología, pero en una tarima es a otro precio. Y más cuando se adueña del show para solo hablar basura y hacer piruetas y ademanes como si estuvieran teniendo un ataque epiléptico, es su afán de glorificarse como el más grande de los grandes, olvidándose que el artista se debe a su público y que los contrataron para ofrecer un show musical. Si, show musical, no un show de payasos epilépticos.
Esa no puede ser la premisa para contratar a un artista. Es más, los invito a que hagan audiciones. Les garantizo que se van a llevar muchas sorpresas cuando descubran que muchos de los hoy “anónimos” son inmensamente superiores a los “que están pegados”. Lo que quiero decir con esto es que es un ciclo, que de no romper uno de los eslabones, seguirá igual por los siglos de los siglos amén.

El caso es que entiendo porque muchos artistas deciden retirarse de esta actividad, cuando los que deberían ser destituidos de sus cargos son aquellas personas que no cumplen con la tardea de difundir la música del talento de nuestro país. No estamos pidiendo que pongan a todo el mundo, no. Eso sería una locura porque también hay que ser sensatos y decir que hay mucho loco que se cree artista y que como cantantes son buenos choferes (ironía). Tal vez a estos artistas “wannabe” también les debemos cargar parte de la culpa de que algunos medios estén cerrados, ya que llegan con productos de paupérrima calidad (audio y ni hablar de los pintorescos videos). Pero eso es otro tema. Tal vez el tema del próximo artículo, pero de una vez aprovecho para llamar a la sensatez a estos payasos que creen que la música es un juego. Esto es una profesión seria, digna y que merece respeto.

El mérito está en arriesgarse, en hacer las cosas de una manera diferente; en apoyar a esos artistas que, sin importar su reconocimiento, tienen talento. Reitero que muchos de los que no suenan hoy en día y llevan años tratando de surgir, son MUY SUPERIORES a otros tantos que suenan por payola, por tráfico de influencias, por que son hijitos de sus papitos, o por simple suerte.
Así que concluyo con varios puntos:
1. La programación “SOLO ÉXITOS” es la negación a la oportunidad de surgir para los artistas no comerciales. Y lo peor es que lo difunden y lo gritan a los cuatro vientos con un gusto y una felicidad que da asco.
2. Me quito el sombrero ante todos estos artistas en su lucha incansable. Ya saben, CUENTAN CON NOSOTROS Y NUESTROS ALIADOS: SIEMPRE.
3. Querido pueblo: exijan la programación de sus artistas. Si no les dan gusto NO LES DEN SINTONÍA. Como nuestro eslogan lo dice USTEDES TIENEN EL PODER.
4. Señores artistas: Hoy existen muchos medios alternativos de difusión y un manojo de medios que los ayudan sin necesidad de regalarse ni de rogarle a nadie.
5. Señores empresarios: abran su mente y sus sentidos a la buena música. No les pido que contraten a ojo cerrado, hagan audiciones.
¡Porque la música es cultura y porque vivimos en una democracia, luchemos por la igualdad de oportunidades en la industria musical!

Sybarite
Leave a reply

Leave a Reply