Nunca he entendido como esas dos palabras pueden ir juntas en una frase que se presupone romántica o al menos, como el antecedente de un hecho romántico, como es el acto de intentar enamorar a una mujer preparándole un rico plato. Y lo digo por la palabra “estómago”, que me parece lo menos romántica del “mundo mundial”.

En apenas una semana estaremos felices y contentos con nuestra pareja de la mano o del brazo, cenando en algún sitio romántico (no necesariamente en un restaurante o similar, una cena puede ser romántica en casa), disfrutando de los regalos que nos hayamos hecho y… ¿Ya está? ¡Pero si esto lo deberíamos hacer todos los días del año!

Bueno, al final en lugar de hablarles sobre la importancia de la gastronomía en el amor y de la importancia del amor en la gastronomía, creo que me va a salir algo sobre el amor y el amor. Reconduzcamos el tema.

El amor, como la gastronomía, no perdona el ataque sexista de la sociedad. Sí, antes, todo esto era muy machista. De hecho, lo de “conquistar por el estómago” se le decía a las mujeres más bien desesperadas o que se estaban quedando “para vestir santos”, con el fin de poder enamorar a los hombres.

Se decía que por el simple hecho de hacer un plato realmente rico o tal vez por utilizar afrodisíacos, los hombres serían capaces de caer rendidos a los pies de una mujer. Bueno, de los hombres espero cualquier cosa – y eso que soy uno de ellos -, pero de las mujeres espero mucho más, no sólo el acto de que sepan cocinar o no. Los tiempos pasados, pasados están.

Sin embargo, los tiempos modernos nos acechan con nuevas fórmulas que no sé si son del todo buenas. Ahora tenemos el caso contrario, el hombre es el que debe “enamorar a la mujer a través del estómago”. A este tipo de hombre se le denomina “gastrosexual”. Si lo de “conquistar” y “estómago” en una misma frase resulta un tanto inoportuno, imaginaos la palabra “gastrosexual”. “Sexo” y “gastro” en una sola palabra da para una visita al estomatólogo, como poco.

El “gastrosexual” es el hombre que emplea la cocina como arma de seducción, es un hombre soltero, tiene entre 25 y 44 años, y está en una buena posición económica y profesional. Además, tiene una personalidad ambiciosa, es apasionado y le gusta impresionar.

Ahora bien, avivando las ganas de seducir. Lo importante, si tienes pareja, es que tanto  sabes o no cocinar y quieres hacer algo especial, lo hagas con amor, seguro que la comida estará rica y ella  te lo agradecerá como es debido. Por eso aquí les dejo esta receta muy sencilla.

lasaña-verduras-1024x639-1024x639

Lasaña de verduras

Cocción: 20′
Preparación: 20′

INGREDIENTES (4 o 5 personas)

Calabaza mediana 1 // zapallitos 2 // orégano 1 cucharada // tomates 3 // berenjenas 2 // queso port salut 250 gramos // aceite vegetal 2 cucharadas // puré de tomate ½ libra // sal y pimienta al gusto

 

Preparación

Esta receta es ideal para ellas que por cuestión del cuidado de su figura son amantes de los vegetales. Puedes hacerla con las verduras que tengas en tu nevera, o las que más te gusten. Corta todas las verduras bien lavadas en rodajas de aproximadamente 1 cm de grosor. Saltéalas en una plancha o sartén con aceite vegetal y salpimienta

Aceita  una fuente de vidrio rectangular profunda, forma una capa con las rodajas de berenjena, cúbrela con pedacitos de queso port salut y tomates en rodajas, tapa con las rodajas de zapallitos salteados, más queso port salut y tomate. Termina esta lasaña con las rodajas de calabaza, saltea con el puré de tomate condimentado con el orégano y espolvorea con el queso port salut rallado o cortado en cuadraditos. Lleva la lasaña a horno bien caliente hasta que se gratine el queso, ahí estará lista para servir.

 

Sybarite
Leave a reply

Leave a Reply