plancharEn Revista Sybarite les presentamos siempre las últimas colecciones y tendencias de las principales firmas de moda, y les damos los consejos para conseguir vestir bien en cada ocasión, ahora además queremos que vayan perfectos cada vez que se pongan una camisa. Es por ello que les enseñaremos cómo planchar sus camisas.

Planchar una camisa, sobretodo las de hombre, no parece algo tan sencillo como podemos pensar a priori. Es necesario saber cómo planchar cada parte de la camisa, ya sean las mangas, el cuello o los hombros, y además hay una serie de pasos a seguir que a continuación os detallamos y que os ayudarán a dejar vuestras camisas completamente planchadas.
Paso 1. Planchar el cuello
Antes de comenzar a planchar, asegúrate que la temperatura de la plancha sea la adecuada (no es lo mismo el algodón por ejemplo, que la de seda).
Desdoblamos el cuello y lo colocamos sobre la tabla de planchar con la parte reversa expuesta. Deberás planchar y repasar varias veces, ya que esta zona suele concentrar las arrugas más “rebeldes”. Dale la vuelta al cuello y ahora plancha la parte inversa del mismo modo.

Paso 2. Planchar los hombros
Para comenzar a planchar los hombros tienes que colocar primero uno de ellos en la parte delantera de la tabla, justo en la punta que es redondeada y que encajará a la perfección como si fuera el hombro de nuestro cuerpo.
Cuando tengas el hombro bien colocado, plancha con cuidado y centrándote en la zona de la sisa (la costura de las axilas), que es donde se concentran más arrugas. Haces lo mismo con el otro hombro.

Paso 3. Planchar los puños
Para los puños debes comenzar desabrochando los botones y abriéndolo. Empieza planchando el puño por la parte de dentro y repasando varias veces ya que es una zona que también cuesta bastante dejar perfecta.
Luego plancha el puño por la parte externa, y de nuevo dedicándole un tiempo a ir quitando todas las pequeñas arrugas que pueda tener. Evita con cuidado los botones ya que si pasas con fuerza por encima puedes llegar a arrancarlos.
Paso 4. Planchar las mangas
Planchar las mangas es quizás una parte sencilla en el planchado de una camisa, aunque debes conseguir que los pliegues que hay pegados al puño queden bien lisos. Puedes ayudarte de la mano para cada que pases la plancha los vayas remarcando, presiona luego con la plancha.

Luego sigue con el resto de la manga sin remarcar costuras y los bordes de las mangas. Cuando ya tengas uno de los lados, gira la tela para planchar la parte que no ha estado en contacto directo con la plancha para evitar que se marque la línea. Repite ahora la acción sobre la otra manga.
Paso 5. Planchar la parte delantera

La parte más visible de la camisa es la que más se ve por lo que debe ser evidentemente, la mejor planchada. Primero comienza colocando el lado izquierdo de la camisa (la parte de los ojales) sobre la tabla de planchar, dejando el resto de la camisa colgando.
Debes repasar el lado varias veces, teniendo cuidado en la parte del bolsillo, la de los ojales del cuello y la sisa. Luego haces lo mismo con el lado derecho, teniendo cuidado con los botones.

Paso 6. Planchar la espalda
Para acabar de planchar la camisa, colocamos la espalda sobre la tabla. Tenemos que repasar con la plancha a lo largo de la tela, desde el canesú hasta el extremo inferior.
Si es una camisa con pinzas en la espalda, debes repasarlas con la plancha pero sin pasar por encima ya que de este modo borrarías este dibujo (se plancha como los pliegues de los puños).

Consejos finales:
Si utilizas el vapor de la plancha verás cómo las arrugas salen más fácilmente. Si no tienes una plancha con vapor, puedes rociar la camisa con un atomizador.
Si deseas evitar brillos en el cuello y en los puños, prueba a colocar un pañuelo sobre estos al momento de plancharlos.

HACER A UNA SOLA PAGINA.
UTILIZAR OTRA

Sybarite
Leave a reply

Leave a Reply